Asesoramiento nutricional900 922 751
Oficinas / Comercial: 93 590 35 63 / 93 675 84 91

La nueva dieta Flash 2020

Categorías:
Publicaciones

Afortunadamente, cada vez son más las personas que buscan mejorar su calidad de vida protegiendo su metabolismo, abandonando malos hábitos e integrando una alimentación sana en su proyecto de vida. Adelgazamiento, salud y longevidad son tres objetivos indisociables cuando el reto es cuidarse.

En contraste con las dietas milagrosas tan de moda, las dietas normoproteicas, con más de 30 millones de personas tratadas en el mundo, han demostrado ser el mejor instrumento para controlar el exceso de peso y sus efectos nocivos.

Tras el éxito en 2017 de La dieta flash, el doctor Manuel Jiménez Ucero publica ahora La nueva dieta flash 2020, apoyándose en un fundido actualizado de las tendencias actuales en pautas de régimen adelgazante.

Este libro mantiene lo fundamental de la dieta de control de peso más eficiente que ha existido nunca, adaptando el método con nuevas pautas y recursos nutricionales. Además, incluye deliciosas recetas para disfrutar comiendo de manera saludable.

Introducción a la Dieta Normoproteica

Las dietas de aporte proteico normalizado, con reducción de carbohidratos y grasas y compensación de vitaminas, minerales y líquidos, lideran en la actualidad el campo de los protocolos de adelgazamiento de alto rendimiento.

El Departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard, que sigue siendo la institución líder a la hora de dictar pautas dietéticas en todo el mundo, ya en 1980, y bajo la dirección del doctor George Blackburn, estableció las bases de una dieta adelgazante de alto rendimiento bajo control profesional. Se la denominó dieta proteinada. Nombre equívoco, ya que dio pie a confundirla con dietas hiperproteicas como las de Atkins y Dukan. La dieta proteinada pasó así a ser calificada erróneamente como de aporte excesivo de proteínas en detrimento de otros nutrientes. Nada más lejos de este concepto.

Las dietas normoproteicas solamente aportan las proteínas necesarias para la conservación de las estructuras fundamentales del cuerpo humano, que no deben verse afectadas por una dieta adelgazante. El paso del tiempo ha ido haciendo aparecer y desaparecer numerosas dietas de moda o de las llamadas milagrosas. Ya con más de treinta y cinco años de historia y más de treinta millones de personas tratadas, las dietas normoproteicas siguen siendo el mejor instrumento que puede obrar en manos de un profesional para el control del exceso de peso y sus efectos nocivos. Rapidez, eficacia y seguridad en ausencia de molestias para el usuario son sus características principales.

En esta obra se usa la denominación de dieta normoproteica, que responde a la verdad y deshace calificaciones erróneas, cuando no malintencionadas. Como su nombre indica, esta dieta aporta la cantidad justa de proteínas que una persona necesita para mantener su cuerpo sin pérdidas estructurales. Es, eso sí, muy baja en glúcidos (féculas y azúcares) y en lípidos (grasas de todo tipo). Contra la reiterada manifestación tantas veces escuchada de que las dietas adelgazantes deben ser equilibradas, se debe subrayar que el sobrepeso elevado es un desequilibrio grave. Por ello, las eficientes dietas normoproteicas deben crear temporalmente un desequilibrio deben crear temporalmente un desequilibrio compensador de ese desorden, debidamente controlado. Una vez recuperado el peso normal, es importante pasar a la reeducación alimentaria y a reinstaurar el equilibrio nutricional.

A este respecto, y como dogma de equilibrio para seguir actualmente, un grupo de expertos de Harvard presenta el «healthy eating plate». Más que arremeter contra lo anterior, esta pauta de alimentación matiza y aporta pequeñas aunque interesantes correcciones. Los autores añaden que está basada en estudios más recientes y que, además, está libre de presiones o influencias de grupos de intereses. Esta pauta actual de comportamiento nutricional se detalla ampliamente en el capítulo tercero. Los conceptos de crononutrición y ritmonutrición son elementos fundamentales de aprendizaje no solo en el proceso de adelgazamiento, sino para evitar recaídas futuras. Y, aunque no sea propiamente parte de la dieta, los expertos de Harvard no pueden evitar recomendar la actividad física, a la que atribuyen ni más ni menos que la mitad del éxito a la hora de controlar el peso. Los sectores de ese círculo o plato deben aumentarse o reducirse de forma individual según la dimensión del problema y serán variables a lo largo de las sucesivas etapas del proceso de dieta adelgazante.

El elemento fundamental para la eficacia de la dieta y para evitar el temido efecto de rebote es la presencia de una cantidad de proteínas justa y suficiente para garantizar la conservación de la masa muscular y las estructuras vitales del organismo. En los casos más extremos de obesidad grave, la reducción de algunos nutrientes se deberá compensar con un aporte de vitaminas, minerales y complementos variados, adecuados a cada persona y regulados según el criterio del profesional que dirija la dieta. Este libro aspira a convertirse en una guía para aquellas personas necesitadas de ayuda para su problema de exceso de peso y en un apoyo para aprender unas pautas de conducta nutricional con las que mantenerse sin altibajos posteriormente.

Healty eating plate: ¿Qué es eso?

Se trata de un círculo en forma de plato que se divide en 4 partes fundamentales, las que deben componer lo básico de la dieta:

1. Verduras. Preferentemente, verdes. Deben aportar en torno a un tercio de las calorías totales de la dieta. Deben ser aliñadas y cocinadas con grasas sanas, con el aceite de oliva como mejor exponente de ella, y hay que evitar en todo lo posible la mantequilla y otras grasas vegetales como las de coco o palma, además por supuesto de las grasas trans.

2. Cereales integrales. Deberían ser un cuarto de las calorías totales de la dieta. Hay que evitar los refinados (arroces y panes blancos). Hay que sumar aquí los nuevos cereales ricos en proteínas y otros elementos saludables, como la chía y la quinoa.

3. Proteínas. Igualmente, deben suponer un cuarto del consumo diario. Las proteínas más saludables son pescados y aves, en detrimento de las carnes rojas y las procesadas industrialmente. Hay que evitar al máximo los productos químicos añadidos en la elaboración de los alimentos. Las proteínas vegetales procedentes de las legumbres adquieren también su valor en la pauta nutricional normal.

4. Frutas. Dentro de la gran variedad de ellas que nos aportan carbohidratos saludables y vitaminas, destacan sobre todo los pequeños frutos rojos y negros, con su elevada concentración de antioxidantes. Ahora están de moda los zumos extraídos por presión en frío que combinan frutas y verduras: son un recurso útil para nuestro habitual desorden alimentario, porque nos aportan elementos saludables que suelen faltar en nuestra dieta (vitaminas, minerales, enzimas…).

Beneficios de la dieta flash

El programa adelgazante de equilibrio normoproteico, que puede controlar uno mismo si se tienen que perder 10 kg o menos y que debe estar supervisado por un profesional si la pérdida de peso buscada es mayor, es actualmente uno de los métodos más seguros, rápidos y sin molestias.

Rapidez. Se pueden perder entre 6-10 kg al mes en fase estricta y reducir el volumen de los tejidos grasos. Es más rápida en hombres que en mujeres, porque no influye el ciclo hormonal femenino. La fase estricta de alto rendimiento adelgazante se utiliza poco tiempo, aunque depende del nivel de sobrepeso.

Protección de la masa muscular. Gracias a la aportación de proteínas de calidad fraccionadas en aminoácidos de fácil absorción y rápida utilización, en su cantidad justa, la piel se mantiene suave, no aparecen signos faciales de cansancio y se logra un efecto estilizador: se elimina más grasa de donde más se acumula. Así, la masa muscular se mantiene, como también lo hacen la ósea y sanguínea, sin deterioro, mientras sí se reduce la masa grasa.

Adiós a la sensación de hambre. A partir del segundo o tercer día se inicia la combustión de grasas y aparece un estado de dinamismo y bienestar gracias a la inmediata formación de cuerpos cetónicos. Incluso en la fase más estricta, el ansia de comida no aparecerá.

Seguridad. Se trata de un método cuya eficacia se ha probado desde hace más de 35 años con estudios científicos. Solo aporta los niveles necesarios y básicos para mantener la salud en cuanto a nutrientes y complementos y cuenta con el control de un médico experto en la dieta. Con este sistema, nuestro cuerpo solo recibe aprox. 1 gr de proteína por kg de peso y día, cantidad recomendada por la OMS para la ingesta diaria.

Retorno gradual al equilibrio alimentario, sin rebote. Esto se logra con el aporte de nutrientes plásticos y el mantenimiento de la masa muscular. Durante y después del régimen se aprende y se inicia un plan de educación nutricional en torno al ritmo, los tiempos y los tipos de alimento, cuyo objetivo es el mantenimiento duradero y evitar rebotes.

Facilidad de uso. La preparación esmerada de numerosos productos en raciones individuales permite un seguimiento fácil de la dieta en casa, el trabajo, de viaje…

Variedad atractiva de presentaciones y sabores. Es una dieta que admite una gran diversidad de productos con gustos salados y dulces, y con texturas bebibles o masticables (sopas, tortillas, crepes, helados, tostadas, galletas…). Eso sí, todos son productos de base proteica y con muy pocos glúcidos.

Posibilidad de alargar la dieta. Este régimen se suele prolongar semanas, incluso meses gracias a los complementos que la acompañan, como son vitaminas y minerales, que deben ser siempre recomendados y supervisados por el médico, y acompañarse de los controles analíticos necesarios.

Satisfacción del usuario. Porque los resultados son evidentemente inmediatos y no incluyen sensaciones desagradables, genera un alto grado de confianza del paciente en el método y éste se convierte en un entusiasta colaborador del médico y ayuda a conseguir un buen resultado final.

Mejoría global de la salud. No solo se consigue perder peso, sino también mejoran los procesos relacionados con la hipertensión arterial, el azúcar de la sangre, los niveles de colesterol y triglicéridos, el ácido úrico…

Las 3 etapas de la dieta flash

1. Etapa estricta de adelgazamiento rápido, generadora de cetosis, que a su vez puede agrupar dos o tres niveles de contenido de glúcidos, pero siempre manteniendo una aportación prioritaria de productos proteinados de alto valor biológico. Se recomienda empezar el tratamiento por esta fase, independientemente del peso que se quiera perder.

2. Etapa de transición, de adelgazamiento lento, en la que desaparece la cetosis y se procede a la reintroducción programada de los nutrientes glúcidos y grasos.

3. Etapa de equilibrio alimentario o de mantenimiento, en la que se organizan los alimentos, que ya son de todo tipo, en rutinas relativas al horario, el ritmo, los tipos y las cantidades, y se enseñan los procedimientos de corrección de desviaciones, se establecen los futuros controles y se fija el método de negociación y pacto entre médico y paciente.

Índice de contenidos de La Nueva Dieta Flash 2020

Primera parte:
Los principios básicos.
1. La situación no mejora. Un grave problema social y sanitario.
2. Las dietas de moda. Fenómeno recurrente.
3. Normas actuales reguladoras de pautas nutricionales.
4. Claves de eficacia de la dieta adelgazante normoproteica.
5. Indicaciones y contraindicaciones de la dieta flash normoproteica.
6. Las dietas normoproteicas, vigentes desde hace más de 35 años.
7. Desmontando al doctor Google. Mitos y bulos sobre la dieta normoproteica.
8. Beneficios que aporta la dieta flash. Programa adelgazante de equilibrio normoproteico.
9. La etapa inicial de alto rendimiento adelgazante.
10. La etapa intermedia de pérdida moderada de peso.
11. La etapa de reequilibrio nutricional.
12. Empieza lo más difícil: mantenerse. Conceptos fundamentales. Crononutrición y ritmonutrición.
13. Complementos eficaces de ayuda para la dieta y el mantenimiento antirrebote.
14. Buscar los neutracéuticos saludables en los alimentos.
15. La dieta como arma antienvejecimiento. Alimentos antioxidantes.
16. Los extractos veganos, recurso fundamental para mantener peso y salud.
17. Índice de valores calóricos de los alimentos más corriente.s

Segunda parte:
Recetas.
Fase estricta.
Fase moderada.
Fase de mantenimiento.

Tercera parte:
Consejos y sugerencias.
Snacks saludables para media mañana o tarde.
Sugerencias de táperes para hacer la dieta más fácil.
Fondo de despensa necesario para la dieta normoproteica.
Combinaciones de aliños y vinagretas para la dieta normoproteica.
Algunos consejos de mantenimiento tras la dieta normoproteica.
Agradecimientos.
Índice de recetas.

El autor: Dr. Manuel Jiménez Ucero

El Dr. Manuel Jiménez Ucero es licenciado en Medicina y diplomado en Inmunología por el Instituto Pasteur. Es autor de libros como Puericultura básica, El niño alérgico y SIDA, ¿hasta cuándo? Es, además, colaborador formativo en los programas nutricionales de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y participa con frecuencia en programas de divulgación sanitaria y en diversos medios de comunicación.

En la actualidad dirige un importante grupo de diez centros médicos en Barcelona y alrededores, el Grup Policlínic, con más de 150 especialistas y en el que ha formado a más de doscientos médicos de toda España en los cursos de Dieta Proteinada Médica. Dentro de este campo dirige la Unidad de Dieta Adelgazante Proteinada, en la que hasta el momento ha tratado a más de veinte mil pacientes.

Goza así mismo de gran prestigio en el ámbito de la medicina preventiva y social, y en el que la muy actual medicina antiaging para el mantenimiento y la mejora de la salud, el bienestar y la calidad de vida. Es autor de La Dieta Flash, el método con el que han adelgazado más de treinta millones de personas en todo el mundo.

Para saber más sobre el autor.

Algunos consejos del Dr. Jiménez Ucero

Comer siempre 5 veces al día sin saltarse comidas.
Evitar las bebidas azucaradas, los zumos ya preparados, la bollería industrial y los productos ultraprocesados.
Controlar la sal.
Planificar la lista de la compra y el menú semanal.
Beber entre 1-1,5 litros de agua al día.
Cocinar preferiblemente a la plancha, al horno o al vapor.
Marcarse objetivos alcanzables.
En las comidas tipo bufé libre, servir pequeñas.
raciones en el plato.
Hacer la compra sin hambre.
No obsesionarse con la báscula.

Ficha técnica del Libro La Nueva Dieta Flash 2020

Dr. Manuel Jiménez Ucero
Libros Cúpula (Editorial Planeta)
15 cm x 23 cm
235 páginas
Rústica c/solapas
PVP c/IVA: 16,95 €
A la venta el 30 de abril de 2019