Dieta mediterranea

DIETA MEDITERRÁNEA

La dieta mediterránea, más que una dieta está considerada como una herencia gastronómica-cultural; en base a grasas de origen vegetal y origen animal de los países ubicados geográficamente cerca del mar mediterráneo, especialmente: España, Portugal, Italia, Francia, Grecia, Marruecos y Malta. Es mucho más que un plan nutricional, es un estilo de vida. De hecho, en 2010 fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.
En este artículo te facilitaremos toda la  información necesaria para que descubras en qué consiste exactamente la dieta mediterránea, sus claves y características, los alimentos que promueve, sus beneficios y sus posibles contraindicaciones, así como también, el por qué esta dieta no resulta ser la dieta ideal para bajar de peso de una forma rápida.

¿En qué consiste la Dieta

Mediterránea?

La dieta mediterránea es un estilo de vida saludable y equilibrada, basado en una alimentación rica en vegetales (frutas y verduras de temporada, legumbres y frutos secos), pan y otros cereales (uno de sus mayores exponentes es el trigo) y en grasas Omega-3 (aceite de oliva y pescados azules). También tienen una presencia especial las especias para condimentar las recetas, así como el vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

¿Sabías que la Dieta Mediterránea basa su plan en una pirámide alimentaria?

En la base de esta figura se sitúan los alimentos que deben sustentar esta dieta, es decir, los que se deben consumir con mayor asiduidad. Por el contrario, a medida que se asciende a los estratos superiores, gráficamente más estrechos, se muestran los alimentos que se deben ingerir con menor frecuencia o incluso con moderación.

Actualmente, los especialistas en nutrición han incorporado mayor información a esta pirámide como ser principalmente el: cómo seleccionar los alimentos, cómo cocinarlos y consumirlos, así como su composición y número de raciones de las comidas principales que se deben realizar a lo largo de la jornada.

Por último, además de huir de los alimentos procesados, se deben tener en cuenta una serie de recomendaciones claves para implementarla, tales como:

  •  Las comidas deben ser variadas, equilibradas y con las cantidades controladas. Apuesta por los productos frescos y de temporada, puesto que son los más adecuados para tu salud y tienen un mayor aporte de nutrientes.
  • Los expertos en nutrición recomiendan realizar 5 ingestas al día: el desayuno, a media mañana, la comida, la merienda y la cena.
  • Come 4 veces a la semana pescado (alternando entre blanco y azul), incluye una ración de vegetales en todas las comidas y usa siempre aceite de oliva para aliñarlos, 4 veces por semana legumbres, arroz o pasta y 5 raciones de fruta y verdura al día. Además, deberías incluir una ración de cereales integrales cada día, además de frutos secos, como las nueces o las almendras.
  • Siempre que se cocine carne, se recomienda quitar la grasa previamente.
  • Descubre las bondades de las hierbas aromáticas, con el fin de evitar utilizar mucha sal en las comidas.
  • Beber dos litros de agua al día, aproximadamente. Según los expertos en nutrición, una copita de vino tinto al día es muy saludable para el corazón y tiene propiedades antioxidantes. Eso sí, siempre de forma moderada, teniendo en cuenta que el agua es la bebida por excelencia de la dieta mediterránea.
  •  Por ultimo y no por eso menos importante, el realizar ejercicio físico con regularidad, adaptado a tus capacidades y a tu estilo de vida.

Alimentos de la Dieta Mediterránea

Los alimentos que tienen un mayor peso en la dieta mediterránea son los siguientes:

  • El mayor tesoro de la dieta mediterránea, rico en Omega-3, es el aceite de oliva.
  • La principal fuente de vitaminas, fibra y minerales de este tipo de dieta son las verduras, las frutas frescas, las legumbres, los champiñones y los frutos secos.
  • La pasta, el arroz y el consumo de cereales, a poder ser integrales, deben consumirse a diario por su gran aporte energético.
  • Los lácteos también deben tener una presencia diaria en nuestro menú mediterráneo. Son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales como, por ejemplo, yogures desnatados y la extensa familia de quesos.
  • Se deben ingerir cantidades moderadas de carnes rojas y cuantías muy pequeñas de carnes procesadas, formando parte de platos a base de cereales y verduras, así como guisos y otras recetas.
  • En cuanto al pescado azul (salmón, atún, sardinas…), rico en Omega-3, debe ingerirse en abundancia, unas 2 o 3 veces a la semana. Por el contrario, los huevos se deben comer con moderación, unos 3 o 4 a la semana.
  • La fruta fresca y de temporada debería ser el postre que se consuma habitualmente tras las comidas. Por lo que, todos aquellos dulces o productos de pastelería, deben consumirse ocasionalmente en la dieta mediterránea, puesto que no son óptimos para nuestro organismo.

Argumentos a favor y en contra de la Dieta Mediterránea

A continuación, te descubrimos las principales bondades de la dieta mediterránea, así como los inconvenientes de este plan alimentario que, principalmente, se fundamentan en la lentitud de esta dieta para reducir el peso corporal.

Los principales beneficios de la Dieta Mediterránea son:

  • Es una gran aliada para la lucha contra la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. ¿Por qué? Porque los alimentos que la componen ayudan a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Es un tipo de dieta que regula los niveles de glucosa del cuerpo, por consiguiente, mantiene la diabetes a raya. Además, evita el envejecimiento prematuro de nuestras células porque es rica en antioxidantes.
  • La ingesta de alimentos ricos en Omega-3 hace que sea una dieta muy beneficiosa a la hora de evitar enfermedades del corazón y otras patologías, tales como el cáncer de colon y el de mama.

Los principales inconvenientes de la Dieta Mediterránea son:

  • Se debe controlar mucho la reducción del consumo de carne, porque ésta aporta numerosas proteínas beneficiosas para el organismo.
  • Algunos de sus productos estrella, como el aceite de oliva o los frutos secos, son alimentos que contienen un alto valor calórico, por lo que resulta mucho más difícil reducir el peso corporal de forma eficaz o con rapidez.
  • Está considerada como una dieta difícil de seguir, básicamente por varias razones.
    • En primer lugar, como no existe una cantidad estipulada de las porciones de alimentos que se deben consumir, puede inducirnos a error. Es decir, se puede estar ingiriendo más calorías de las necesarias o, por el contrario, implementando una dieta nutritivamente insuficiente.
    •  En segundo lugar, la dieta mediterránea es complicada porque se debe disponer de mucho tiempo para seleccionar los alimentos (algunos de ellos llegando a ser sumamente caros) y después para cocinarlos. Estos son los principales motivos por los que las personas que la siguen no pueden realizarla durante un periodo largo de tiempo y acaban abandonándola.
    • Es un hábito de vida y, junto con el sacrificio que ésta exige, hay pocas personas que consiguen llevarla a cabo a largo plazo. Y se frustran porque no alcanzan sus objetivos de pérdida de peso.

La Dieta Proteica, una alternativa a la Dieta Mediterránea

Tras analizar los principales inconvenientes de esta dieta, sobre todo si no te gusta cocinar o no tienes tiempo suficiente, te proponemos una alternativa más segura: la Dieta Proteica.

¿Sabes en qué consiste la Dieta Proteica? Se trata de un plan de alimentación basado en la ingesta de alimentos ricos en proteínas mediante la disminución de los hidratos de carbono y los excesos de grasa de nuestro organismo, responsables del incremento de nuestro peso. Además, la diferencia está en que te permite adelgazar de una manera mucho mas rápida y segura, sin perder liquido, ni masa muscular.

Otro de sus beneficios es que, mediante la Dieta Proteica, se puede reducir considerablemente el riesgo de padecer diversas patologías, tener controlado el colesterol y la hipertensión arterial.

En DietFlash Medical cuidamos de tu salud y te enseñamos hábitos de alimentación saludables. Cada persona es única, es por ello que te ofrecemos un plan personalizado basado en los beneficios de la Dieta Proteica que garantiza una pérdida de peso saludable. ¿Quieres perder peso de forma sana y aprender a comer? Nosotros te ayudamos con el asesoramiento de nuestro equipo de nutricionistas.

Para lograr tus objetivos con un mayor éxito, conoce nuestros productos normoproteicos, bajos en glúcidos y lípidos, así como nuestros numerosos complementos alimenticios y nutricosméticos naturales, infórmate en nuestra web, ponte en contacto con nosotros y solicita tu dieta.

¡Empieza una vida saludable!